Suplir productos elaborados con versiones naturales

La mayoría de productos cárnicos elaborados, como las salchichas, son altas en grasa, y si bien pueden meterse en cualquier dieta utilizando el mecanismo que uso yo de conteo de macros y calorías, es preferible sustituirlas por opciones ricas que permitan comer más cantidad de comidas durante el día y no “roben” tantos gramos de grasa en tan poca cantidad.

Es por ello que es preferible optar por productos de los cuales sepamos su procedencia, pues su contenido graso puede verse reducido a la mitad mientras que su contenido proteico puede incluirse multiplicarse por dos. Son más caros sí, pero vale la pena.

En el mercado pueden encontrarse salchichas de calidad con tan sólo 3 gramos de grasa y 9gr de proteína por unidad. Su composición incluye carne molida baja en grasa en un 97%. Lo mismo pasa con los batidos de proteínas, los cuáles garantizan una pureza de hasta el 97%.

Y es que los productos utilizados bares, restaurante y locales de comida rápida dejan mucho que desear. El motivo es el ahorro de coste que esto les supone. Elige, cuando salgas a comer fuera, carne magra; su contenido proteico es mucho mayor y el contenido en grasa no sobrepasará el 5% en el peor de los casos. Y qué hablar del sabor! Recuerda que una pechuga de pollo contiene tan solo dos o tres gramos de grasa por cada 100 gramos de producto.

Y si vas a la carnicería a por tu carne picada, pide que la trinchen delante de ti para asegurarte de qué trozos están usando. Es barata e ideal para acompañar arroz, pasta, tortillas y purés.

Además las carnes procesadas suelen llevar añadidos como maltodextrina o dextrosa (azúcares) con tal de conseguir apelmazar el producto y darle una mejor textura y palatabilidad. Si eres intolerante al gluten o a la lactosa deberás analizar la composición de todo aquello que compres.

Be the first to comment on "Suplir productos elaborados con versiones naturales"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*