Un producto que ocupa poco y es muy importante para conservar el vino

Está claro que hoy en día gozar de un vino de calidad pasa por comprar una botella que haya sido sellada con un tapón de corcho. Y es que un buen caldo tiene que tener las mejores materias primas que permitan conservarlo de la mejor manera posible. Por eso te vamos a comentar cómo se puede lograr tal cuestión, sobre todo porque hace poco hemos descubierto una Web llamada gruartlamancha.com, la cual se dedica a la venta de corchos para vino, que está radicada en Valdepeñas (siendo esta ciudad cuna de la denominación de origen más grande del país no nos sorprende lo más mínimo). Y tras ver cómo funciona este sitio estamos convencidos de que no hay un lugar mejor para que los tapones de las botellas puedan denominarse como de calidad, al menos si queremos tener un caldo de primera.

En primer lugar y para obtener una buena materia prima hay que confiar en el método tradicional. En eso la elaboración del corcho ha cambiado poco, y todavía se confía en los profesionales que con paciencia y sabiduría descortezan el alcornoque y se proveen de una materia prima excelsa que permitirá con posterioridad elaborar unos buenos tapones.

Una vez que el corcho llega a la fábrica toca el proceso de secado y de tratamiento de la materia prima, ya que no se puede trabajar directamente con los materiales que han llegado en bruto. Hay que prepararla para que luego no haya ningún fallo y se pueda tener la certificación de estar haciendo lo correcto con la elaboración de un tapón de corcho.

Luego viene el proceso de fabricación propiamente dicho, en el cual intervienen un montón de elementos que ponen de manifiesto la importancia de elegir bien la materia prima. Aunque ahora mismo el mecanizado de la fabricación de tapones es un hecho, al menos en la ya citada Gruart La Mancha, queda claro que si lo que se ha adquirido no es bueno no se podrá hacer un buen tapón. Y nosotros tenemos claro que en esta empresa se toman muy en serio esta cuestión, no en vano están instalados en Valdepeñas, una de las zonas que más vino produce y donde más botellas se descorchan al año. Y eso tiene que ponderarse de la mejor manera posible.

Por supuesto, una vez el corcho está terminado pasa a la zona de almacenaje para su posterior venta. Es cierto que se fabrican otro tipo de tapones con resinas artificiales, y algunos entendidos afirman que éstos terminarán sustituyendo al producto natural. Pero hoy en día la calidad que nos da el tapón de corcho no nos la puede dar el de otro tipo de material. Por tradición, sabor, conservación y un montón de aspectos más tenemos claro que el corcho sigue siendo, hoy por hoy, la solución más adecuada.

 

Be the first to comment on "Un producto que ocupa poco y es muy importante para conservar el vino"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*