BECSA Y SU COMPROMISO SOCIAL

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha puesto en marcha más de 40 proyectos para reducir la emisión de CO2 y otros gases de efecto nocivo para la salud de los ciudadanos. La polución está llegando a ser un problema complejo que en ocasiones la actividad de las ciudades grandes se ve paralizada durante horas, ocasionando grandes trastornos tanto para la gente de a pie, que no pueden desplazarse, como para garantizar el correcto funcionamiento de las infraestructuras básicas de una gran ciudad.

Ante problemas de gravedad extrema como este, Becsa pone especial hincapié en realizar proyectos urbanos que reduzcan la carga de producción de residuos, incluyendo sus propias plantas de procesado de residuos y reciclaje y la utilización de materiales no contaminantes. Con una buena gestión y planificación de las nuevas infraestructuras que se construyen, Becsa consigue anticiparte a problemas tan graves como los cortes de tráfico, la masificación o el colapso del alcantarillado público.

BECSA REDUCE LA CONTAMINACIÓN EN LAS CIUDADES

Uno de los principales compromisos de Becsa es el de garantizar la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera. También es de vital importancia adaptarse y prever los nuevos problemas que están surgiendo con la masificación de las ciudades; actualmente la contaminación lumínica y sobretodo, la contaminación acústica, es uno de los principales problemas a los que se enfrentan los ciudadanos en su vida diaria.

La contaminación acústica llega a ser un problema tan grave que las personas pueden desarrollar enfermedades físicas o psíquicas derivadas por la falta de descanso, el estrés, hipertensión, ansiedad o problemas digestivos. El dolor de cabeza es el mejor de los problemas cuando el edifico en el que vives no está bien insonorizado, en el peor de los casos los efectos del ruido prolongado sobre el organismo puede hacernos perder la salud. Becsa realiza todos sus proyectos con materiales específicos para evitar la contaminación acústica, lo que se traduce en la creación de nuevos materiales especiales y exclusivos para estos casos.

ARQUITECTURA VERDE Y RENTABILIDAD

Si hace 50 años la mayoría de constructores utilizaban materiales tóxicos como el amianto sin conocer las consecuencias para la salud que provocan. Actualmente Becsa trabaja sólo con materiales de construcción inocuos para la salud humana, introduciendo materiales orgánicos, nuevas aleaciones y compuestos con mayor durabilidad y resistentes al estrés, así como la integración en el paisaje urbano.

A la hora de construir un edificio o un proyecto de diferente envergadura, ya no prima la reducción de costes sobre la calidad de los materiales sobre la eficiencia de los mismos. Ahora se busca amortizar parte del presupuesto a través de la eficiencia energética, del auto-consumo eléctrico, la utilización de energías renovables y la inversión en espacios verdes.

Un edifico que está integrado en el entorno urbano sin destruir espacios verdes termina adquiriendo un valor añadido a largo plazo. Mientras que hace unos años predominaba el aprovechamiento del espacio, ahora la superficie tiende a expandirse de forma vertical mientras que los metros restantes se dedican a zonas naturales que generen un efecto cosmético y aumenten el valor económico de la zona.

becsa

Be the first to comment on "BECSA Y SU COMPROMISO SOCIAL"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*